Úrsula Szalata: "Hay que proteger a los colectivos más vulnerables"

  • "Los datos del paro en marzo son demoledores y las previsiones no van a mejorar porque no contaremos con las contrataciones de Semana Santa", explica la responsable de Empleo de CCOO de Asturias

"Hay que focalizar las ayudas en los parados de larga duración, las familias con todos los miembros en paro, los parados que no cobran prestaciones?". La responsable de Empleo considera que "debemos acabar con las políticas de austeridad que precarizaron nuestros empleos y recortaron las coberturas sociales con la excusa de la crisis de 2008". Y "en esta situación excepcional no se puede seguir por la vía de la destrucción de empleo, precarizándolo más y que las empresas recorten plantillas. Debemos seguir avanzando pero solo si garantizamos que nadie se quede atrás"

02/04/2020.

Marzo es un mes habitualmente favorable para el mercado laboral, pues el empleo comienza a crecer y el paro a remitir por efecto de la estacionalidad, pero la fulminante crisis desencadenada por la expansión del coronavirus ha trastocado estas realidades y supone para nuestra región un retroceso dramático en los lentos avances conseguidos para recuperarse de la crisis económica y financiera desatada en 2008.
 
El mes de marzo cerró con 77.451 parados inscritos en las oficinas del Servicio Público de Empleo asturianas, la cifra más alta de los dos últimos años;  y con una media mensual 359.525 cotizantes a la Seguridad Social, la cifra más baja en catorce meses.  Y eso que el balance del impacto sobre el mercado laboral provocado por la crisis sanitaria del COVID-19 es todavía muy provisional, y además los datos publicados hoy no recogen a los trabajadores afectados por suspensiones de empleo (ERTEs), que no computan como bajas en la afiliación ni como paro registrado;  recordemos que 9.170 empresas asturianas (es decir, tres de cada diez empresas con asalariados) han solicitado la aplicación de un ERTE;  por el momento, los tramitados son 2.286, con efectos sobre 7.940 trabajadores. 
 
Los registros de la Seguridad Social indican que en Asturias ha habido una pérdida neta de 3.500 cotizantes respecto del mes anterior (-1,0%), y del -1,3% a nivel estatal.  Pero hay que tener en cuenta que la estadística publicada da los datos correspondientes a la media mensual;  sin duda los del último día del mes, que conoceremos en los próximos días, mostrarán una destrucción de empleo mucho más intensa.  El Ministerio cifra la pérdida de afiliación desde el 12 de marzo en un -3,18% para el caso de Asturias, relativamente moderada respecto a lo sucedido en otras provincias (en España cae un -4,65%).  Los mayores impactos corresponden al Régimen General y al RETA. 
 
La avalancha de despidos y finalizaciones de contratos temporales, derivadas de los cierres y de la paralización de buena parte de la actividad económica desde la declaración del estado de alarma, tienen mejor reflejo en los datos del paro, ya que este dato sí se refiere al último día de marzo:  en Asturias 4.511 personas se han sumado en el último mes a los registros del SEPEPA (+6,2%);  en España el aumento ha sido mayor aún, del 9,3%.  Por sectores, el impacto en la región ha sido desigual:  los servicios suman 3.270 parados, una subida del 6,2% en términos relativos, similar a la de la industria (+6,3%, tras sumar 390 parados);  pero el incremento más intenso en términos relativos corresponde a la construcción (+13,1%; +789 personas).  También sube el número de demandantes de primer empleo, moderadamente (+92 personas; +1,4%).  En cambio baja la cifra de parados procedentes del sector primario (-2,1%; -30 personas).
 
Crece, sobre todo, el número de hombres en paro (+2.530 desempleados; +7,9%) aunque también aumenta la cifra de mujeres paradas (+1.981; +4,8%);  por edades, el impacto es algo mayor entre las personas de 25 y más años (+6,2%; +4.237 parados) que entre los más jóvenes (+5,5%; +274 parados).
 
La comparativa con las cifras de empleo y paro de hace un año muestra un fuerte impacto:  la región debería haber sumado unos 3.000 cotizantes respecto a marzo de 2019, y sin embargo pierde 2.027 (-0,6%);  a nivel estatal la afiliación cae un -0,2% interanual.  Insistimos en que son datos de la media mensual, que no reflejan con rigor el impacto de lo ocurrido desde el día 12;  y que no descuentan a los afectados por ERTEs.  Por su parte, el número de parados registrados sube en 2.327 personas en el último año (+3,1%);  en el conjunto del Estado el aumento es del 9,0%. 
 
Las contrataciones se han desplomado, con cifras equiparables a la de hace siete años, cuando estábamos en lo peor de la crisis.  En marzo se firmaron en Asturias 18.904 contratos, cuando en circunstancias normales deberían haberse realizado más de 27.000.  Hablamos de 8.329 contratos menos que en marzo de 2019, lo que significa una caída del 30,6%, mayor incluso que la observada en el conjunto del Estado (-26,5%).  Cae sobre todo la contratación temporal (-32,7%, frente a un -6,6% la indefinida), y todos los sectores se ven afectados con gran intensidad, sobre todo la construcción (-32,5%) y los servicios (+31,7%).
 
La estadística de beneficiarios/as del sistema de protección por desempleo se refiere al mes de febrero y por tanto no recoge todavía los efectos de la crisis sobre el sistema.  Los datos de marzo mostrarán el impacto de las medidas aprobadas y la capacidad de adaptación del sistema a una situación inédita.
 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.