“Una generación triturada”

  • En su “intervención” del 1 de Mayo el secretario general de CCOO de Asturias exige dignidad en el trabajo
  • Zapico hace una encendida defensa de lo público y subraya la importancia del diálogo para alcanzar acuerdos


“Hoy celebramos el 1 de Mayo en una situación de alarma, de confinamiento para vencer al virus”, explica José Manuel Zapico, “pero nada ni nadie va a impedir que los trabajadores y trabajadoras podamos seguir reivindicando lo que es de justicia”. Porque “sin los trabajadores nada funciona, no hay nada. El trabajo cohesiona la sociedad y de nosotros depende todo lo bello y útil”.

01/05/2020.
1 Mayo

1 Mayo


De hecho, “sin los profesionales del sector sanitario no se pueden salvar vidas. Sin las trabajadoras de los súper no podemos alimentarnos. La limpieza es hoy un trabajo fundamental. Y el servicio de ayuda a domicilio, la labor de las cuidadoras que protegen y atienden a nuestros mayores, es esencial”, prosigue su intervención. Aunque “muchas veces no suelen tener ni reconocimiento ni grandes sueldos”. Pero “ellas y ellos son los indispensables, y se merecen más que aplausos, se merecen que se les reconozcan sus derechos laborales”.

Zapico se refiere además a “una generación triturada” que “puede caer en la más absoluta pobreza si no evitamos que el virus mute a una peste negra laboral”. Y reconoce que solo saldremos de esta crisis “si extendemos la solidaridad y sembramos esperanza”.

En este contexto, la Unión Europea “no puede mirar hacia otro lado”. Es más, “si sigue en la senda de la austeridad, los recortes y el bloqueo a las inversiones públicas, estará firmando su acta de defunción. Apostamos por una Europa social, por ninguna otra”.

El secretario general denuncia que “no puede ser que se hayan deslocalizado actividades más allá de nuestras fronteras, como la fabricación de mascarillas o respiradores; que empresas con beneficios cierren, como fue el caso de Vesuvius; o que ahora mismo, si no salvamos Alcoa, el Estado renuncie a producir aluminio primario. Necesitamos poner sectores estratégicos al servicio de la ciudadanía”. “Ha llegado la hora de la relocalización, de anteponer el interés general y combatir la especulación global que ha estrangulado a tantos países”.

Alaba Zapico “el valor de lo público como escudo para proteger a las personas”. Y llama a “defender nuestra sanidad pública, universal y de calidad, como veníamos haciendo en las calles desde la época de los recortes, y fortalecer el Estado de bienestar, reforzando los servicios públicos, protegiendo a los colectivos más vulnerables. Por eso apostamos por un ingreso mínimo que permita a todas las personas vivir con dignidad”.

Como también urge prorrogar las ayudas a los ERTE para que las empresas puedan volver a recuperar su actividad y una apuesta pública por garantizar equipos de protección individual para que en la vuelta al trabajo nadie se juegue la vida.

“Es la hora de los Estados. No hay alternativa. Solo hay una forma de evitar el desastre: garantizar gasto público y recuperar la política industrial. El Estado no puede seguir siendo un convidado de piedra en la economía, tiene que pisar el terreno de juego”. Es además la mejor arma contra la desigualdad, que “es corrosiva, amianto para la democracia”.

Una desigualdad que “se traduce en contratos por horas y sueldos de hambre”. Y es “deber de las organizaciones políticas democráticas evitarlo” y “responsabilidad de las organizaciones sindicales exigirlo”.

Nuestro sindicato insiste en que ahora la prioridad es seguir salvando vidas, y al mismo tiempo volcar todos los esfuerzos y recursos disponibles para que la actividad económica recupere sus constantes y no sufrir una pandemia de desempleo, precariedad y pobreza que arrastre a millones de personas a la exclusión social.

De ahí que el sindicato haya elaborado un Plan Asturiano de Recuperación con 50 medidas para impulsar un gran acuerdo político y social que permita hacer frente al virus, a sus consecuencias económicas, proteger a las personas y poner los andamios para construir la Asturias que queremos en el 2050. “Porque hay que mirar en serio al futuro”. Y ponemos este Plan sobre la mesa “no como verdad absoluta, sino como invitación al diálogo. Hay que buscar soluciones a los problemas, y sumando voluntades creemos que se multiplican los resultados”.

Documentación asociada
Documentación asociada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.