Urgen más medidas para la ayuda a domicilio

  • Saludamos la decisión del Gobierno asturiano de asumir la totalidad del coste del servicio de ayuda a domicilio, como reclamaba CCOO, pero no es suficiente
  • A la ausencia de equipos de protección para poder realizar el servicio con garantías se ha unido la falta de criterio en cuanto a las medidas organizativas

Desde la declaración del servicio de ayuda a domicilio como esencial en nuestra región, y tras los primeros positivos en coronavirus que afectaban tanto a trabajadoras como a usuarios, las distintas Administraciones y Ayuntamientos han tardado en reaccionar para plantear posibles soluciones ante una pandemia que amenazaba gravemente a un sector de la sociedad catalogado como de alto riesgo.

08/04/2020.

Desde CCOO hemos venido actuando sindical y políticamente, denunciando también ante la autoridad laboral todas y cada una de las situaciones que ponían en serio riesgo la salud de las trabajadoras y usuarios de este servicio. El doble problema era cómo poder garantizar de manera ecuánime la salud con el mantenimiento de los derechos y las condiciones laborales de un colectivo que ha demostrado ser un pilar fundamental de la sociedad en estos momentos.
 
A la falta de equipos de protección individual para poder realizar el servicio en condiciones de seguridad adecuada se unía la falta de unificación de criterio de las distintas Administraciones a la hora de plantear las medidas organizativas a adoptar: o bien seguir con el servicio presencial u optar por un seguimiento telefónico de los usuarios, lo que generó numerosas disfuncionalidades que convirtieron el servicio muchas veces en precario, mientras se seguía exponiendo a las trabajadoras al riesgo de contagio.
 
Desde CCOO veníamos denunciando estos hechos, exigiendo a los distintos Ayuntamientos a través de Servicios Sociales una solución no solo para los usuarios de la ayuda a domicilio sino también para las auxiliares de centros de día.
 
Exigimos:
 
· Determinar los perfiles de personas en situación de dependencia que deben ser consideradas de atención prioritaria, tales como grandes dependientes, personas sin ningún tipo de recurso familiar, o cualesquiera otros que se considere oportuno.
 
· Proceder por parte de la autoridad sanitaria y los servicios sociales competentes a la adaptación de programas individuales de atención de las personas incluidas en los colectivos a atención prioritaria, de manera que se prioricen las actuaciones que se consideren imprescindibles en cada caso, tales como el aseo personal, la alimentación, el acceso a bienes de primera necesidad y farmacia, entre otras.
 
· Reorganizar los recursos de atención y establecer protocolos específicos y medidas de prevención de riesgos laborales asociados al COVID-19 para los trabajadores y trabajadoras que prestan el servicio.
 
También hemos pedido que se garantizasen alternativas de protección y de apoyo para las personas usuarias afectadas por la reorganización de los recursos.
 
Todo esto ante la situación de las empresas que veían que una medida que en principio se preveía para 15 días  pero que sin duda va a tener una extensión más grande en el tiempo, lo que genera un problema en la gestión de los recursos humanos, cuando tampoco se podía incluso garantizar la continuidad de ciertos contratos con la Administración ante la duda de que finalmente ésta asumiera el gasto total del propio servicio.
 
A pesar del anuncio del Gobierno del Principado de asumir el coste total del servicio (cuestión que para CCOO es irrenunciable entre nuestras demandas, y que saludamos), tenemos que seguir reivindicando todas estas cuestiones para poner la salud de las personas por delante de cualquier interés economicista.
 
 
 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.