Comisiones Obreres d'Asturies | 29 febrero 2024.

Anita Sirgo, un referente en el sindicato, una luchadora que plantó cara a la dictadura y fortaleció la democracia

  • Hoy es un día triste y de reivindicación en CCOO de Asturias. Nos dejan dos de las mujeres de las Huelgas del 62: Anita Sirgo y Maruja Ramos, luchadoras con coraje que se pusieron de frente y plantaron cara a la dictadura.

15/01/2024.
Anita Sirgo

Anita Sirgo

Tanto Anita Sirgo como Maruja Ramos forman parte de lo que son las Comisiones Obreras, porque “sin ellas, sin esa lucha de las mujeres, sin su tesón, no seríamos hoy el primer sindicato”, resalta José Manuel Zapico. “La historia está en deuda con ellas, tenemos que seguir rescatando su memoria, no hacer que sean las grandes olvidadas de la lucha contra la dictadura. Torturas, exilio y siempre en la lucha… dieron lo mejor de su vida para garantizar un futuro mejor”, agrega el secretario general de CCOO de Asturias.

 Anita Sirgo, que el próximo sábado, 20 de enero, cumpliría 94 años, fue una mujer que se puso de frente en las Huelgas del 62, una de las lideresas que en aquellos días con una dictadura represora, lejos de amedrentarse, ejerció con sus compañeras de piquetes, con acciones como lanzar maíz a los esquiroles, para llamarles gallinas. Militante en la clandestinidad de las Comisiones Obreras y del Partido Comunista, con la llegada de la democracia y la legalización del sindicato y del partido, siguió en activamente en ambas organizaciones, así como en Izquierda Unida.

Anita Sirgo siempre pensó en el colectivo, en una lucha de mujeres y hombres, por la igualdad y justicia social, por nuestros derechos. Como ella decía, “si se consiguió la democracia fue por salir a la calle, a la movilización llevando palos, represión…”. Fue una luchadora firme y en todas las movilizaciones estaba pancarta en mano, ya sea en la Junta General o en Madrid reivindicando pensiones dignas (fue a la manifestación que puso fin a la marcha de otoño de 2017), igualdad, o en las protestas por el empleo en las cuencas mineras. Como explicaba en diferentes encuentros y jornadas promovidas por el sindicato, “los tiempos cambian, pero los problemas son los mismos”.

Era una leyenda en las Comisiones Obreras, en la lucha de las mujeres y en el feminismo, y su memoria permanecerá por siempre en el sindicato. Dejo claro que no quería un funeral al uso, quería una movilización, en la que la gente saliera a la calle. Por ello, mañana martes, 16 de enero, a las 16:30, habrá un acto de despedida, en la sede de CCOO del Nalón en La Felguera, donde se instalará la capilla ardiente, para posteriormente hacer una marcha reivindicativa en su memoria hasta el Pozo Fondón.