Situación catastrófica: La tasa de cobertura por desempleo se queda en el 53,3% en Asturias

  • Sigue muy lejos de la media estatal: 62,4%, y es 22 puntos menor que hace diez años
  • El número de personas paradas sin prestaciones repunta, hasta superar las 39.800 a finales de marzo

El impacto de la crisis desatada por el coronavirus está siendo demoledor. Decenas de miles de personas se han quedado sin trabajo y, lo que es aún más dramático, muchas de ellas no han recibido aún las ayudas prometidas o no están protegidas por la cobertura por desempleo. CCOO subraya que “el coronavirus provoca una auténtica carnicería laboral, lo que obliga a actuar con diligencia y generosidad hacia las personas que ahora mismo necesitan ayuda urgente”

08/05/2020.

Pese al esfuerzo de las autoridades laborales y del personal del Servicio Público de Empleo, las demoras en la tramitación de los ERTE y, en general, en el reconocimiento y pago de las prestaciones, pueden ser insostenibles para muchas familias.
En el mes de marzo el paro registrado aumentó en Asturias en 4.511 personas hasta alcanzar las 83.793 y el Servicio Público de Empleo recibió 14.462 solicitudes de prestaciones por desempleo, lo que representa 1.706 más que el mes anterior. Más concretamente, se recibieron 11.029 solicitudes de la prestación contributiva, 3.109 del subsidio y 324 de la renta activa de inserción. Son datos recogidos en un informe que acaba de elaborar el Gabinete Técnico de CCOO de Asturias.
El mes de marzo cerró en nuestra región con 37.636 beneficiarios de prestaciones por desempleo, la cifra más alta en cuatro años. El mayor crecimiento lo registró el colectivo de perceptores de la prestación contributiva, que aumentó en 1.895 personas, un 10,7%; el número de perceptores del subsidio creció moderadamente (+345 personas; +2,3%); y el de perceptores de la RAI siguió su trayectoria a la baja (-41 personas; -1,7%). El importe medio -en función de lo cotizado- ha pasado de 837,0 a 841,8 euros.
Por otro lado, los datos del SEPE permiten conocer, para el conjunto del Estado (no se publican los datos regionalizados), la causa de la entrada en la situación de desempleo de quienes han podido acceder a alguna prestación. Los datos muestran un fuerte crecimiento de las altas de beneficiarios y reanudaciones en el cobro de prestación contributiva: a tenor de las cifras, ha habido al menos 22.807 despidos por causas objetivas (+156,9%), 38.948 despidos no recurridos en el momento de solicitar la prestación (118,8%), 15.879 finalizaciones del periodo de prueba (+183,4%), 36.697 suspensiones de contrato por ERTE (+153,1%), 27.132 finalizaciones de fijos discontinuos (+193,5%) y 236.307 finalizaciones de contrato temporal (+116,5%).
Con ello, se han disparado las cifras de beneficiarios que acceden a la prestación contributiva tras ERTE (+938,8%; se multiplican por diez) y reducciones de jornada (+41,0%), por fin del período de prueba (+37,7%), tras un despido objetivo (+14,0%), de un contrato temporal (+13,7%), y de otros tipos de despido no recurridos en el momento de solicitar la prestación (+9,1%).
Como quiera que sea, el colectivo de parados sin prestaciones repunta en nuestra región hasta superar las 39.800 personas a finales de marzo; es decir, una de cada dos asturianos que no tiene trabajo tampoco cobra prestaciones. Recordemos que entre ellos están los parados que no han cotizado nunca, los que ya han agotado las que percibían, y también aquellas personas que no han cotizado el tiempo suficiente para acceder a prestaciones, en lo que influye la corta duración de muchos contratos. La tasa de cobertura se situó en Asturias en el 53,3% (el 62,4% en el conjunto del Estado), y manteniéndose una importantísima brecha de género, ya que la cobertura es del 60,0% entre los hombres y del 47,7% entre las mujeres. Hay que tener en cuenta que hace diez años, en marzo del 2010, en plena crisis económica, la tasa de cobertura era del 75,2%, 22 puntos más que ahora. Es previsible que con las medidas reivindicadas por las organizaciones sindicales, y algunas de ellas aprobadas por el Gobierno, esta tasa mejore sensiblemente cuando se disponga de los datos del mes de abril. No obstante es urgente poner en marcha medidas más ambiciosas en el ámbito nacional, como la renta mínima vital.
Desde CCOO de Asturias insistimos en la necesidad de impulsar un marco de diálogo social en el que poder consensuar las medidas que hemos presentado en el Plan Asturiano de Recuperación, entre otras: plan de choque en las listas de espera del salario social y la dependencia, potenciar las políticas activas de empleo o ayudas para que las personas mayores de 55 años puedan acceder a una jubilación digna.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.