Comisiones Obreres d'Asturies | 29 febrero 2024.

Una subida del SMI a 1.082 euros beneficiaría a 41.600 personas asalariadas en Asturias

  • CCOO resalta que el incremento del salario mínimo mejora el empleo y la cohesión social, ayudará a reducir la brecha entre hombres y mujeres, y beneficiará también a las personas jóvenes, que sufren más la precariedad

De producirse una subida del salario mínimo interprofesional a 1.082 euros mensuales en 14 pagas -que es el tope señalado por el comité de expertos que asesora al Gobierno- beneficiaría en media anual en torno a 2.274.000 personas asalariadas en España, de las cuales 1.926.000 trabajan a tiempo completo y 348.000 a tiempo parcial. En el caso de Asturias estarían en torno a 35.000 y 6.600, respectivamente.

10/01/2023.
Subida del SMI

Subida del SMI

José Manuel Zapico subraya que “es el camino para combatir la desigualdad y proteger a las familias con menos recursos”. Así “lograremos que la recuperación sea justa y equitativa”. La mayoría de los países europeos lo están haciendo, algunos muy por encima del nuestro

No obstante, desde CCOO defendemos que la subida del SMI debe cubrir la inflación media de este año, lo que supondría una subida en torno a 1.100 euros. Parece lógico que en un momento en el que los alimentos básicos han subido un 15%, los casi 2 millones de trabajadores y trabajadoras que cobran el SMI no pueden tener ninguna merma en el poder adquisitivo de su salario.

El aumento del SMI ayudará a cerrar la brecha salarial entre géneros (el 57,5% de las personas beneficiarias son mujeres) y favorecerá a la juventud (el 19,2% de la población de 25 a 34 años que trabaja a jornada completa se verán beneficiados por la subida). El 21,6% de los asalariados con contrato temporal se vería favorecido por la subida, frente al 11,5% de los contratos indefinidos. Por sectores, los servicios concentran el grueso (77%) de la población beneficiada. 

La Comisión Asesora para el análisis del SMI ha concluido que las subidas precedentes han tenido “un impacto marginal sobre el crecimiento del empleo”, y la actual “no tendría por qué afectar al comportamiento del empleo de forma significativa”. Y destaca asimismo que “han contribuido a reducir la pobreza y la desigualdad”.

De hecho, es notable la incidencia sobre los hogares con menos recursos, hasta el punto de que el 70% de los perceptores del SMI se localizarían en el 40% de los hogares más pobres. Los aumentos del salario mínimo habrían contribuido de hecho a recortar la incidencia e intensidad de la pobreza. Entre las personas en edad de trabajar, la intensidad de la pobreza se habría reducido significativamente más que en el resto, hasta un 9,7%, y su incidencia se habría recortado en un 24%. Todas las estructuras familiares se situarían por encima del umbral de pobreza severa a partir de 2020 como resultado de las mejoras en el SMI.

Nuestro sindicato concluye que la subida del salario mínimo ha contribuido efectivamente a la reducción de la desigualdad en la remuneración de los asalariados, y su incremento habría reducido la brecha salarial por género, país de origen y edad.

Con todo, y a pesar de los sucesivos aumentos (que tienen que seguir produciéndose hasta alcanzar el 60% del salario medio, como establece la Carta Social Europea), el SMI en España sigue estando en la parte baja del ranking de países.

En nuestro entorno, ocho países europeos, de distinto color político, han arrancado el año con subidas sustanciales del SMI, que oscilan entre el 19% de Lituania y el 5,6% de Francia. Alemania, por ejemplo, lo ha hecho el 15%, doblando el alza del año pasado; Bélgica, el 13%, Países Bajos, el 10%. España lo haría el 8,2% si finalmente el SMI sube a los 1.082.

Audios asociados

José Manuel Zapico sobre la subida del SMI