Comisiones Obreres d'Asturies | 29 febrero 2024.

Los Presupuestos, bien, aunque…

  • Tribuna de José Manuel Zapico, secretario general de CCOO de Asturias, en "La Nueva España"

 Crear empleo, impulsar la economía y proteger a las personas son las vigas maestras sobre las que tienen que asentarse unos Presupuestos que atiendan a las necesidades de la mayoría social. Y las primeras cuentas del Gobierno de coalición progresista no pueden defraudar. 

21/12/2023.
Tribuna de J. M. Zapico en "La Nueva España"

Tribuna de J. M. Zapico en "La Nueva España"

El proyecto de ley del Principado de Asturias de Presupuestos Generales para 2024, que el Ejecutivo presentó el 1 de diciembre, sigue su curso en la Junta General y el 29 de diciembre se celebrará el pleno en el que está previsto que se aprueben. Comisiones Obreras compareció el día 11 para dar a conocer la posición del sindicato y detallar nuestras aportaciones. 

En primer lugar, es importante destacar que en un contexto de enorme incertidumbre, y ante una previsible desaceleración económica, el proyecto de Presupuestos alcance un volumen de recursos inédito: los 6.348,6 millones superan en 380,4 las cuentas de 2023, un incremento del 6,4%. Por su extraordinario volumen de recursos, suponen una oportunidad única que Asturias no puede desaprovechar. Y para ello, vamos a exigir el máximo cumplimiento de las actuaciones proyectadas en cuanto a inversión pública, porque el grado de ejecución es la prueba del algodón de la credibilidad de cualquier Gobierno.

Nuestra mayor crítica a estos Presupuestos tiene que ver con los ingresos. Aunque compartimos en muchos casos los objetivos pretendidos con la política de beneficios fiscales, insistimos en la conveniencia de su revisión y eliminar aquellos de menor eficacia y poco redistributivos para poder acometer, con los recursos liberados, políticas de inversión y gasto social directos. Nuestro sindicato ha calculado que en 2024 el Principado dejará de ingresar 1.288 millones, debido al amplio abanico de exenciones, reducciones, bonificaciones, deducciones…, introducidos año tras año tanto por la Administración central como por la autonómica, cifra que supone una merma del 27,6% de los ingresos teóricos potenciales y, por tanto, de las posibilidades de gasto. Lo que no cuadra es recibir más pagando menos, como pretenden algunas patronales que reclaman rebajas fiscales y, al mismo tiempo, más ayudas. 

Con 1.288 millones podríamos acabar prácticamente con la pobreza y la exclusión social en Asturias, que es la comunidad autónoma donde más ha avanzado desde 2015. Con 1.288 millones podríamos rescatar Perlora del abandono y la decadencia y darle el destino que merece (lo que no se va a conseguir, obviamente, con los exiguos 200.000 euros que le asigna el presupuesto, y que apenas servirán para frenar su decadencia). Con 1.288 podríamos estimular la creación de empleo, facilitar el acceso a la vivienda, combatir las listas de espera con más contrataciones en la sanidad, mejorar la enseñanza reduciendo las ratios… Se podrían hacer muchas cosas. Y todas buenas.

En fin, estamos en contra de las rebajas generalizadas de impuestos que aplican otros Gobiernos autonómicos (¡cuanto mejor sería “competir” al alza para recaudar más entre quienes más tienen y distribuir mejor entre quienes más lo necesitan!), y apoyamos el uso de la capacidad normativa del Principado para elevar la tributación a las rentas y patrimonios más elevados y crear nuevas figuras tributarias; por ejemplo, una ecotasa turística, que bien podría haberse recogido ahora, para avanzar hacia un modelo turístico de calidad con empleo y servicios de calidad.

En cuanto a la inversión, el proyecto contempla efectivamente recursos para reforzar los servicios públicos en áreas especialmente sensibles y acometer políticas sociales muy necesarias. La gestión directa de los servicios públicos esenciales, como la sanidad, la educación y los servicios sociales, es una apuesta decidida de CCOO como única garantía para que se cumpla el papel de universalidad, equidad y calidad que garanticen la igualdad de oportunidades.

Saludamos el aumento de las partidas económicas de sanidad (con más recursos para mejorar la atención primaria y la salud metal, y reducir las listas de espera), del presupuesto en educación (con la extensión y gratuidad de las escuelas de 0 a 3), pero exigimos que se acabe de una vez con las demoras insoportables en la valoración de la dependencia.

Pese al traspaso de personas al ingreso mínimo vital, el salario social va a seguir siendo necesario para atenuar las situaciones de vulnerabilidad de muchos hogares, y por eso se deben mejorar las cuantías, que son de las más bajas por comunidades autónomas. La subida del 2,5% prevista para 2024 nos parece insuficiente, y nuestra propuesta es situar el módulo básico en 480 euros. Recordemos que el 20,1% de la población asturiana se encuentra en riesgo de pobreza por ingresos bajos.

En el terreno de la protección social estamos proponiendo un cambio del modelo de cuidados desde la corresponsabilidad. Necesitamos inversión, redistribución y políticas eficaces sostenidas desde el empleo digno. 

Por lo que se refiere al empleo, demandamos un plan de choque por el empleo para mujeres, jóvenes y mayores de 45 años. Sin olvidarnos de lo importante que es la puesta en marcha de una vez de la FP Dual con contrato.

También entendemos que para avanzar en el cambio de modelo productivo son imprescindibles las políticas de promoción económica e industrial, y un mayor esfuerzo en I+D (Asturias es una de las comunidades que menor esfuerzo inversor realiza en esta materia). Y hemos propuesto la creación de un fondo de inversión pública en materia de industria innovadora, que permita la participación pública en empresas tractoras con arraigo en Asturias.

En resumen, valoramos positivamente el proyecto de presupuestos presentado por el Gobierno de coalición progresista para 2024, ya que recoge medidas encaminadas a fortalecer el Estado de bienestar, estimular la economía y modernizar el tejido productivo, afrontar la transición energética y la digitalización, encarar el reto demográfico y… creemos que mejorará si nuestras aportaciones son atendidas.